¿Estamos listos como iglesia?, Ps. Edén Valle

¿Estamos listos como iglesia?, Ps. Edén Valle

Basta con sintonizar algún medio de comunicación para conocer el auge y el avance que han tenido en toda Latinoamérica temas como: igualdad e ideología de género y relaciones homoparentales; situación que se agudiza día a día a través de la aprobación de leyes que tratan de establecer un estilo de vida como un derecho.

Muchas personas con quebrantamiento sexual se han acercado a la iglesia en busca de respuestas en medio de sus crisis, entendimiento en medio de su confusión, luz en medio de sus tinieblas, pero… ¿Qué hemos hecho como iglesia? ¿Qué respuestas hemos brindado cuando se nos demanda “razón” de nuestra fe? ¿Estamos preparados realmente como iglesia para brindar respuestas prácticas con amor y verdad?

En proverbios 24:11-12 podemos encontrar claridad acerca de cuál debe ser nuestra tarea como cristianos y como iglesia:

11 Rescata a los que van rumbo a la muerte; detén a los que a tumbos avanzan al suplicio.
12 Pues aunque digas, «Yo no lo sabía», ¿no habrá de darse cuenta el que pesa los corazones? ¿No habrá de saberlo el que vigila tu vida? ¡Él le paga a cada uno según sus acciones! 

Rescata y detén

¿A quién o quiénes? No menciona a alguien o a un grupo en específico, implícitamente habla de todos aquellos que andan perdidos o sin un rumbo claro en sus vidas, aquellos que han optado por vivir de acuerdo a sus deseos y no conforme al plan divino; esto incluye a personas que luchan con la homosexualidad, lesbianismo, bisexualismo, travestismo, etc.

Y eso eran algunos de ustedes

El apóstol Pablo abordó la temática con la iglesia de Corinto:

9 ¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales (ni los afeminados, ni los que se echan con varones RVR60),
10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
11 Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

Nadie que estuviera en esta lista era considerado digno de heredar el reino de Dios, incluyendo aquellos que sostenían un estilo de vida homosexual. Sin embargo, el apóstol recuerda que eso eran algunos y que Dios había obrado libertad y sanidad; trayendo esperanza de que un cambio es posible a través de Jesucristo.

Guiar a otros

Como iglesia, es muy importante estar alerta y prestar atención a los temas coyunturales a los cuales nos enfrentamos, con el propósito de ser un agente activo en la sociedad que guíe a otros con sabiduría y amor al camino de la vida, a brindar la oportunidad que cada uno ha tenido: un encuentro con Jesús como Señor y Salvador.

Dar respuesta

“…y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;” 1 Pedro 3.15

Los retos y las demandas de nuestra fe como iglesia varían según nuestra cultura, pero una cosa es segura: debemos de dar razón de nuestra fe inamovible en medio de un mundo cambiante. La pregunta es: ¿Estamos listos?

 

P. Edén Valle

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Una pregunta válida que nos invita a reflexionar no solo desde la posición de iglesia como organización en un determinado lugar, sino como personas, como iglesia de Jesús que somos cada individuo ¿qué tanto estoy realmente amando y abrazando a aquellos que están buscando esperanza en Jesús? Sin importar el antecedente creo que la lectura también nos anima a que empezemos por cada uno de nosotros determinando lo que Jesús haría en ina sociedad como la nuestra.

    Interesante sería bueno que le dieran continuidad al tema y que realmente tengamos el corazón atento a entender la esperanza que cualquiera puede encontrar en Jesús cuando se rinde por completo a Él.

  2. Esto es una pregunta que merece una contestación informada y con el peso y el corazón correcto para proveer soluciones. Me parece un escrito muy desafiante y retante para la iglesia y para los ministros que necesitan extender una mano de misericordia donde antes hemos sencillamente ignorado o rehusado ayudar. Ya no podemos dar más la excusa de que no sabemos cómo hacerlo… Dios ha dotado a la iglesia de Jesucristo con hombres y mujeres capaces de proveer una palabra y una experiencia Sanadora y reconciliadora para aquellos y aquellas que se sienten atrapados por esta conducta.

  3. Las noticias nos han dejado sin palabras y hemos quedado paralizados como Iglesia, así mismo es Pastor Edén, debemos estar listos cómo Iglesia para llevar el mensaje de restauración plena en Cristo. Es necesario despertar a la realidad y ser verdadera sal y luz cómo dice Las Sagradas Escrituras.

    Parecemos políticos que preparan sus discursos cuando algo sucede, en vez de invertir tiempo en las vidas antes que sucedan las cosas. Todos somos responsables por lo que está pasando.

    Hace años mi pastor me dijo, el mayor pecado es saber la verdad y callarse. Ya es tiempo de anunciar en todo lugar que hay liberación, sanidad, restauración plena en Cristo.

    Seas bendecido junto a tu familia, ministerio e Iglesia

  4. Muy buen artículo, nos invita a reflexionar cómo estamos respondiendo cómo cuerpo de Cristo. ¡Gracias Pastor Edén!

Deja una respuesta

Cerrar menú